Ngäbe-Buglé

Certifican a más de 2 mil emprendedores en modelos de negocios sostenibles

Como parte del plan de reactivación económica que impulsa el Gobierno Nacional por los efectos de la COVID-19, un total de 2,445 panameños (as) obtuvieron certificados de emprendedores acreditados tras concluir de forma exitosa una serie de capacitaciones sobre conceptos básicos y herramientas financieras que les permitirán desarrollar emprendimientos sostenibles.

03 junio 2021 |

Los cursos dictados por el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) se han desarrollado en alianza con entidades bancarias en diferentes puntos del país.  La provincia de Bocas del Toro destacó con 628 emprendedores certificados, seguido de Veraguas (388), luego la Comarca Ngäbe-Buglé (315), Los Santos (276), Panamá Oeste (256), Darién (243), Herrera (199) y Colón (140).

Las capacitaciones se han enfocado en corregimientos vulnerables como Hato Chami en la Comarca Ngäbe-Buglé, donde el índice de pobreza multidimensional es del 98.3% de acuerdo con el IPM-C elaborado por el Gabinete Social.

Los talleres que se realizan en coordinación con la Dirección de Inclusión y Desarrollo Social (DIDS) y Banesco Panamá, se dictan en cuatro días en nueve módulos, donde los participantes son instruidos en temas como, calidad en el servicio a mi cliente, manejando mis finanzas, el capital humano en mi negocio, calculando la ganancia o pérdida en mi negocio, entre otros.

Los cursos aplican para todo tipo de emprendimiento como son: salones de belleza, barberías, panaderías, restaurantes, viveros, granjas avícolas, porcinas, entre otras.

El director nacional de Inclusión y Desarrollo Social (DIS), Juan Carlos Córdoba, explicó que Emprendedores Banesco, es un programa de formación diseñado para ayudar a los emprendedores a formalizar una idea de negocio práctica, didáctica y sencilla.

“Este programa busca desarrollar tres aspectos básicos del emprendimiento: actitud del emprendedor, formalización o mejora del negocio y la construcción del plan de acción para la definición de los indicadores de gestión y mecanismos de control necesarios” destacó Córdoba.

Gladis Pimentel de la Villa de Los Santos calificó la certificación como oportuna y necesaria, por todos los beneficios que se les proporciona a emprendedores como ella, al trabajar día a día para lograr negocios sostenibles.

Pimentel se dedica a la actividad avícola y porcina, llevará desde ahora una bitácora con detalles relevantes como, costo de inversión, margen de ganancia, estudio de mercado y otros. Esta nueva estructura de trabajo la aprendió en el taller y la asumirá como una guía que le permitirá expandir su negocio.

A su vez Jonathan Trejos ingresó al curso porque cree que su emprendimiento (viveros de planta) tiene potencial, pero es consciente que los negocios requieren compromiso, dedicación y sobre todo conocimiento.

Trejos, encontró en la certificación las herramientas financieras que necesitaba para alinear su emprendimiento a un plan de negocio que le permita trazar una estrategia en áreas sensitivas como ventas, servicio al cliente, marketing, entre otras.

TE INTERESA

Presentación

NGÄBE-BUGLÉ


Ngäbe-Buglé es una comarca indígena de Panamá. Cuenta con Gobierno Autónomo representado por el/la Cacique General Ngäbe Buglé y el Congreso General Ngäbe Buglé. Fue creada mediante la Ley Nº 10 (Gaceta Oficial Nº 23.242) del 7 de marzo de 1997 y señala que las tierras son de propiedad colectiva de estos dos pueblos indígenas a partir del territorio de Bocas del Toro, Chiriquí y Veraguas.1​ Su capital es Llano Tugrí (o Buabïti). La comarca está habitada por las etnias indígenas ngäbe, buglé, así como campesinos, y habitan en ella 213860 personas,2​ y su área es de 6968 km².

A partir de 1972, el gobierno panameño estaba obligado a establecer comarcas, regiones demarcadas en las que los pueblos Ngäbe-Buglé poseen derechos exclusivos de la tierra y la autonomía administrativa considerable. La comarca Ngäbe-Buglé, se formó en el año 1997, como resultado de la promesa del gobierno y de la presión política de los indígenas ngäbe y buglé, unidos por las amenazas de la explotación de los recursos naturales y la degradación ambiental.

Se encuentra ubicada en la región occidental de Panamá. La comarca es atravesada de oeste a este por la Cordillera Central o Serranía de Tabasará, que separa dos regiones geográficas: la región atlántica o caribeña, que está cubierta en un 40% de bosque primario y donde los ríos son cortos y caudalosos, y la región pacífica, muy deforestada y con ríos de mayor recorrido hacia el mar.

Hacia el lado sureste de la comarca existen cuatro exclaves separados por las provincias de Chiriquí y Veraguas: el corregimiento de Bakama (dos exclaves insertados en el distrito de Tolé, Chiriquí), el corregimiento de El Bale (insertado en el distrito de Cañazas, Veraguas) y el corregimiento de Cerro Pelado (en el distrito de Las Palmas, Veraguas).

El territorio está constituido por terrenos que pertenecían hasta ese entonces a lados provincias de Bocas del Toro, Chiriquí y Veraguas, y se divide en nueve distritos, la capital de la comarca es Llano Tugrí, ubicado en el distrito de Müna.

La comarca se caracteriza por su terreno montañoso, pendientes pronunciadas y suelos pobres en nutrientes generalmente con contenido roca alta, características que hacen difícil la agricultura. En la vertiente del Caribe no existe una estación seca y el bosque tropical domina el paisaje, en la vertiente del Pacífico hay un tiempo ventoso seco (diciembre a abril) y una estación húmeda. Como resultado de la mayor variación estacional existen zonas geográficas más localizadas en la vertiente del Pacífico y la vegetación consiste en pastos mezclados con cubierta forestal tropical. Arroyos perennes pequeñas y grandes ríos corren en ambos lados de la divisoria continental y se utilizan para el baño, lavandería y beber. En la región mayoría de los viajes se realiza a pie o a caballo, ya que sólo hay un camino de acceso durante todo el año que lleva en San Félix, una ciudad conectada a la Carretera Panamericana a través de Las Cruces.

Como la agricultura de subsistencia se vuelve menos y menos confiable, los ngäbe-buglé han comenzado a participar en la economía monetaria, que ofrece algunas alternativas relativamente accesibles para generar capital y la obtención de los servicios y recursos necesarios. El trabajo es un recurso abundante que los ngäbe-buglé poseen, aunque debido a la mala educación y el capital humano bajo incluyendo salud y nutrición, la mano de obra no calificada es bastante. Como resultado, muchos hombres se ven obligados a emigrar en búsqueda de trabajos estacionales en la agricultura o en búsqueda de otro tipos de trabajos informales. Por ello, es común encontrar a hombres ngäbes y/o buglés trabajando en la cosecha de café en las tierras altas de la vecina Chiriquí, sobre todo en Boquete y en Santa Clara. Esta región de Panamá es conocida para la sombra de alta calidad cultivada y en algunos casos café orgánico.

Eventos