“Cuidemos la democracia para que no sea víctima de la pandemia”, afirman líderes regionales

Más de 160 mujeres y hombres líderes políticos de América Latina, incluyendo a 21 exmandatarias y exmandatarios, firmaron una declaración conjunta llamando a defender la democracia en la región, advirtiendo que las libertades están amenazadas por actores políticos que podrían utilizar la pandemia para reforzar ilegítimamente su poder.

14 septiembre 2020 |

“América Latina debe actuar rápidamente para fortalecer sus democracias ante los desafíos planteados por la pandemia de la COVID-19, vigilando de cerca los poderes ejecutivos de emergencia, asegurando que las elecciones postergadas se realicen y combatiendo la desigualdad social y la pobreza que han favorecido la emergencia de políticos populistas y autocráticos”, manifestaron.

La declaración adjunta fue firmada por los tres magistrados del Tribunal Electoral (TE) de Panamá y Salvador Sánchez, director del  Instituto de Estudios Democráticos (INED).

Éste es el mensaje de una declaración conjunta de tres organizaciones prodemocracia —IDEA Internacional, la Fundación Fernando Henrique Cardoso y la Fundación Democracia y Desarrollo— para conmemorar el Día Internacional de la Democracia el 15 de septiembre.

La declaración se titula “Cuidemos la democracia para que no sea víctima de la pandemia”, cita el compromiso de varios exmandatarios y mandatarias de la región, empezando por los líderes de las organizaciones que lanzaron esta iniciativa: los expresidentes Fernando Henrique Cardoso y Ricardo Lagos; el secretario general de IDEA Internacional, Kevin Casas-Zamora, y la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

“En la raíz de las debilidades de las sociedades latinoamericanas están las varias dimensiones de las desigualdades sociales y los aún altos niveles de pobreza”, reza la declaración. “La pandemia las desnudó e intensificó, aumentando el riesgo de que la región sufra otra década perdida en términos económicos y un fuerte retroceso en lo social”.

Es fundamental que América Latina fortalezca sus mecanismos de control gubernamentales, dice el documento, para garantizar que los parlamentos y los tribunales controlen los poderes ejecutivos extraordinarios utilizados para combatir la propagación del virus.

“La pandemia ha sucedido en un momento en que América Latina ya enfrentaba una situación social turbulenta y una gobernabilidad compleja”, dice el Dr. Daniel Zovatto, director regional de América Latina y el Caribe de IDEA Internacional.