El fútbol se empapa de la cultura del tuit

Hace apenas tres semanas se podía oír al público del Sánchez Pizjuán corear la frase: “Castro dimisión”, en alusión al presidente del Sevilla.

11 octubre 2018 |

Hace apenas tres semanas se podía oír al público del Sánchez Pizjuán corear la frase: “Castro dimisión”, en alusión al presidente del Sevilla. Muchos aficionados le pidieron que prescindiera de Pablo Machín, el entrenador que había fichado del Girona porque no se salía con la fórmula de los centrales y el equipo no tiraba. Hasta Joaquín Caparrós, idolatrado hace poco en el club sevillano, fue cuestionado como director técnico en el inicio de la Liga.

El Cholo Simeone, entrenador icónico del Atlético de Madrid, fue silbado al principio del campeonato al realizar un cambio en el Wanda Metropolitano ante el Eibar. Dio entrada a Borja Garcés, un chaval de la cantera de 19 años, que al final marcaría el gol del empate en el último suspiro del descuento. Los madrileños estuvieron a siete puntos del Barça en el inicio de la Liga.

Julen Lopetegui, técnico del Real Madrid, sustraído a la selección durante el Mundial, fue elevado a los altares del saber futbolístico después de que su equipo derrotara al Roma en la Champions por un contundente 3-0 en el Bernabeu. “Sin Cristiano ahora hay un equipo”, rezaban los titulares de la prensa de Madrid ante un club eufórico que había conseguido el resurgir de jugadores que habían vivido en la oscuridad con el rey sol CR7, ahora, lejos del club blanco, perseguido por temas judiciales y por árbitros europeos.

Apenas tres semanas después, el Sevilla es líder de la Liga por delante de FC Barcelona y Madrid, el presidente es grande y el entrenador un monstruo. El Cholo Simeone vuelve a ser una institución en el Metropolitano y se encuentra a un punto del líder, empatado con el Barça y uno por encima del Real Madrid en la clasificación. Julen Lopetegui es cuestionado ahora por la afición blanca que empieza a acordarse de Ronaldo y su media de 50 goles y no ve quien puede marcarlos en el actual equipo que vive en periodo de crisis tras estar cuatro partidos sin marcar un gol a nadie.

El fútbol ha acabado empapándose de la cultura del tuit. Las redes sociales viven de la inmediatez más agresiva sin que importe nada más que los 140 caracteres colocados para causar impacto. Un empate o una derrota inunda los espacios digitales con memes, opiniones e insultos gratuitos que conforman una realidad virtual peligrosa. El fútbol es vomitado en lugar de ser analizado y mucha gente acaba contagiada por la sensacionalista oleada del momento. Desde los aficionados que acaban exigiendo dimisiones a las tres jornadas hasta jugadores cuestionados que emoticonan compulsivamente. El fútbol anda fuera de foco. No es que siempre estuviera bien enfocado. Es pasión y desmesura, pero las redes, además, le han subido un grado.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.radiomiapanama.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.radiomiapanama.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.