Sangriento ataque a Mezquita en Egipto

Al menos 235 personas murieron y otras 109 resultaron heridas en un ataque a una mezquita en la región egipcia de Sinaí del Norte este viernes, informaron los medios de noticias estatales egipcios TV Nilo y TV Masriya.

25 noviembre 2017 |

Un grupo de atacantes hizo explotar una bomba a las puertas de la mezquita y después abrió fuego contra los asistentes que abandonaban el lugar.


Un grupo de hombres armados ha sembrado este viernes el terror en la mezquita de Al Rauda, en una localidad del norte del Sinaí, cuando los fieles salían del rezo de mediodía. Al menos 305 personas han fallecido y otras 128 personas han resultado heridas, según la televisión estatal. Según las primeras imágenes obtenidas por el diario estatal Al Ahram, los militantes han colocado una bomba a las puertas de la mezquita, que ha sido detonada tras finalizar la concurrida oración del viernes. Segundos después del estallido, los asaltantes han comenzado a abrir fuego a la multitud que trataba de abandonar el lugar.

El atentado se ha producido en la localidad de Bir al Abed, al oeste de la ciudad de Al Arish, la capital del norte del Sinaí. Se ha decretado el estado de emergencia en los hospitales cercanos, hasta donde se han desplazado decenas de ambulancias con las víctimas del ataque. El presidente egipcio, el ex jefe del ejército Abdelfatah al Sisi, ha convocado una reunión de urgencia para abordar la situación.Tras dicho encuentro con responsables de seguridad del régimen, el presidente egipcio Abdelfatah al Sisi ha calificado de "criminal" y "cobarde" el ataque en una alocución televisiva. El mariscal de campo ha prometido que la embestida "no quedará impune" y que el dolor de las víctimas solo reforzará la "determinación" del país de "combatir el terrorismo".

A última hora de este viernes el portavoz de las fuerzas armadas Tamer Rifai ha anunciado que la aviación ha liquidado a algunos de los presuntos responsables del ataque y destruido varios de los vehículos todoterreno y arsenales empleados en el asalto. La ofensiva y la caza del resto de responsables prosigue en zonas cercanas a Bir al Abed.Fuentes militares citadas por medios locales han informado de una operación militar en la zona que "no se dará por concluida hasta que se erradique a todos los implicados en el ataque".Al Sisi ha mantenido conversaciones telefónicas con sus homólogos estadounidense y francés Donald Trump y Emmanuel Macron. "Al Sisi ha reiterado la necesidad de intensificar los esfuerzos concertados de la comunidad internacional para combatir el terrorismo", ha indicado la presidencia egipcia en un comunicado. La presidencia egipcia ha declarado tres días de luto por las víctimas del atentado. Tras el ataque con artefactos explosivos y armas automáticas, los habitantes de la villa han usado sus vehículos para trasladar a los heridos y se han desplazado a los centros médicos para donar sangre. Los hospitales de la zona del ataque están desbordados. Las autoridades contemplan el traslado de algunos heridos a otras provincias de país.

Algunos medios de comunicación locales han precisado que algunos de los fieles congregados eran sufíes, una corriente mística del islam a la que los yihadistas acusan de "apostasía"."Willayat Sinai", la sucursal egipcia del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés), mantiene sus ataques en el norte del Sinaí a pesar del despliegue militar en la zona, en aumento desde el golpe de Estado que en 2013 desalojó del poder a los Hermanos Musulmanes. Desde el inicio de la campaña militar, miles de viviendas han sido reducidas a escombros para crear una "zona colchón" en el enclave fronterizo de Rafah mientras los servicios de luz, agua o telefonía y cientos de negocios languidecían y se extendía la represión gubernamental.

La propaganda yihadista ha divulgado sin pausa perturbadores fogonazos de los controles establecidos para cazar a los "colaboracionistas"; sus desfiles militares a plena luz del día; los campos de entrenamiento de sus huestes; la graduación de una promoción de francotiradores; las brutales ejecuciones de presuntos espías; el asesinato de un sacerdote copto o el ataque al aeropuerto internacional de Al Arish, la capital del norte del Sinaí, durante la visita de los ministros de Defensa e Interior. El pasado 14 de noviembre el grupo difundió la imagen del cadáver de uno de los oficiales del ejército egipcio asesinados en una emboscada cinco días antes en la península.El pasado febrero cientos de familias cristianas de Al Arish huyeron de la villa en dirección a Ismailia, en el canal de Suez, después del asesinato de siete feligreses a manos de los yihadistas.

El régimen ha declarado la provincia del norte del Sinaí zona de exclusión militar; ha decretado un amplio toque de queda e impuesto un denso apagón informativo. El resto del país se halla en un estado de Emergencia prorrogado tras los atentados contra la minoría cristiana de la pasada primavera.

Algunos medios de comunicación locales han precisado que algunos de los fieles congregados eran sufíes, una corriente mística del islam a la que los yihadistas acusan de "apostasía"."Willayat Sinai", la sucursal egipcia del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés), mantiene sus ataques en el norte del Sinaí a pesar del despliegue militar en la zona, en aumento desde el golpe de Estado que en 2013 desalojó del poder a los Hermanos Musulmanes. Desde el inicio de la campaña militar, miles de viviendas han sido reducidas a escombros para crear una "zona colchón" en el enclave fronterizo de Rafah mientras los servicios de luz, agua o telefonía y cientos de negocios languidecían y se extendía la represión gubernamental.

La propaganda yihadista ha divulgado sin pausa perturbadores fogonazos de los controles establecidos para cazar a los "colaboracionistas"; sus desfiles militares a plena luz del día; los campos de entrenamiento de sus huestes; la graduación de una promoción de francotiradores; las brutales ejecuciones de presuntos espías; el asesinato de un sacerdote copto o el ataque al aeropuerto internacional de Al Arish, la capital del norte del Sinaí, durante la visita de los ministros de Defensa e Interior. El pasado 14 de noviembre el grupo difundió la imagen del cadáver de uno de los oficiales del ejército egipcio asesinados en una emboscada cinco días antes en la península.El pasado febrero cientos de familias cristianas de Al Arish huyeron de la villa en dirección a Ismailia, en el canal de Suez, después del asesinato de siete feligreses a manos de los yihadistas.

El régimen ha declarado la provincia del norte del Sinaí zona de exclusión militar; ha decretado un amplio toque de queda e impuesto un denso apagón informativo. El resto del país se halla en un estado de Emergencia prorrogado tras los atentados contra la minoría cristiana de la pasada primavera.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.radiomiapanama.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.radiomiapanama.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.